«Ángeles anónimos» ayudaron a encontrar a la bebé Samanta

«Ángeles anónimos» ayudaron a encontrar a la bebé Samanta

La labor investigativa del DACI no hubiese sido posible, si no entraban en acción dos personas, cuyos nombres son protegidos por la Policía, pero que se dieron a conocer como “ángeles anónimos”

Después de 34 días de angustia, la bebé Samanta S.H., quien fue secuestrada el 8 de septiembre pasado, fue encontrada por la Policía la tarde de este lunes y devuelta a su madre, Yandira Ayala. Dos personas identificadas como los “ángeles anónimos” fueron pieza fundamental para lograr el hallazgo.

“La bebé Samanta fue encontrada. Esta es una gran labor de la Policía que, cumpliendo el mandato de la presidenta Jeanine Áñez y el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, ha concluido con la búsqueda y ha logrado encontrar a la bebé”, manifestó el viceministro de Régimen Interior, Javier Issa, a los medios de comunicación.

Samanta, de un mes de nacida, fue raptada en la zona de Villa Fátima de la ciudad de La Paz. Inmediatamente se realizó la denuncia, la Policía empezó a buscar a la bebé a nivel nacional en coordinación con otras instituciones, sin ningún éxito.

Con mucha cautela, las autoridades del Ministerio de Gobierno y la Policía Boliviana, apenas exhibieron este lunes, un bosquejo de lo que fue la recuperación de la bebé en la ciudad de La Paz, ya que según explicaron, las investigaciones para recabar pruebas en el juicio contra la raptora, de nombre Silvia Yumo, se siguen recolectando.

Los “ángeles anónimos”

Según el viceministro Javier Issa, el operativo, que estuvo a cargo del Departamento de Análisis Criminal e Inteligencia (DACI), se realizó alrededor de las 14.30 de este lunes, en la zona de Kupini, en la ladera este de la ciudad Sede de Gobierno.

Pero la labor investigativa, no hubiese sido posible, si no entraban en acción dos personas, cuyos nombres son protegidos por la Policía, pero que se dieron a conocer como “ángeles anónimos”, cuya cooperación ciudadana fue clave en el hallazgo.

“Queremos reconocer la cooperación de dos personas. A estos ‘ángeles anónimos’ con los que durante las últimas 48 horas se ha ido realizando el trabajo respectivo, que nos ha permitido dar con la señora Silvia Yumo en la zona de Kupini”, expresó Iván Rojas, director de la Felcc.

Recolección de pruebas

Yumo fue aprehendida en una zona pública cargando en brazos a la bebé, luego de salir de su domicilio, según las primeras investigaciones. La Policía la obligó a volver a su casa donde colectó muestras para identificar plenamente a la bebé y a la raptora.

Según Rojas, se procedió a colectar el canguro que utilizó Silvia Yumo ese día, así como el pantalón que vestía. Además, en el mismo domicilio, se encontró toda la ropa de la bebé, así como algunos implementos propios para la manutención de la menor.

Para camuflarse, Yumo oscureció el mechón blanco con la que se identificó, al momento en que secuestró a Samanta y se verificaron las cicatrices que presenta en la muñeca izquierda. También se hizo una identificación plena, por parte de Yandira, tanto de la bebé, como de la raptora.

Los motivos

La Policía exhibió a Silvia Yumo ante los medios de comunicación. Por lo que pudo precisar en una entrevista preliminar, Iván Rojas señaló que Yumo no tenía ningún motivo económico que la haya llevado a cometer el delito.

La raptora manifiesta que lo hizo porque perdió a un bebé suyo. Ese habría sido el móvil que la llevó para la comisión de ese hecho delictivo. Pero estamos en pleno proceso de investigación”, declaró por su parte, el viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría.

Finalmente, las autoridades de Gobierno y policiales mostraron a la bebé Samanta en brazos de sus padres. Yandira no pudo hablar por la emoción que se apoderó de ella. Apenas se le pudo escuchar “gracias, mil gracias”, con la voz entrecortada del llanto, ante la emoción de poder abrazar a su hija, quien ya tiene más de dos meses de edad.

Preguntas que quedan

Quedan todavía varias preguntas que los investigadores tendrán que responder en las próximas horas. Empezando por el estado de salud en que se encuentra la bebé y si la raptora logró sacar de la ciudad a Samanta o si ya tenía otra identidad.

Además, se está en la búsqueda de otras personas que pudieron ser sus cómplices en el hecho y todos los elementos para indiciarios, para presentárselos al fiscal que lleve el caso y que pueda fundamentar una posterior imputación.

“La Dirección General de Trata y Tráfico, que depende del Ministerio de Gobierno, es parte de esta investigación y será parte del proceso que corresponda. El Gobierno va a exigir la máxima sanción en contra de esta persona y sentar un precedente para quienes promuevan este tipo de delitos y pretendan poner en riesgo la integridad de nuestros menores”, aseguró Santamaría.

Noticia primicial

La tarde de este lunes, minutos después de haberse realizado el operativo policial de rescate, el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, publicó la noticia en su tuit personal.

“La Presidenta (Jeanine Áñez) nos ordenó darle la máxima prioridad y hoy, gracias al trabajo de nuestra Policía, puedo informar que la niña Samanta ha sido rescatada (y la) secuestradora (está) presa. El esfuerzo, las críticas y las horas de trabajo rindieron sus frutos”, escribió la autoridad.

Pero más tarde, la defensoría del Pueblo, exhortó al ministro a eliminar de su tuit la fotografía de la niña Samanta, “en el marco del derecho a la protección de la imagen establecida en el artículo 144 de la Ley 548 y estándares internacionales de derechos de los niños, niñas y adolescentes”.

Murillo destacó al director de la Felcc, Iván Rojas, por ser el artífice de todo el trabajo investigativo que ha logrado dar con el paradero de la bebé. En ese sentido, felicitó también a los miembros de la Policía Boliviana, que estuvieron a cargo de las investigaciones.

El Deber