Wilstermann y Boca Juniors no se hicieron daño en el Félix Capriles

Los equipos de Wilstermann (Bolivia) y Boca Juniors (Argentina), igualaron sin apertura del marcador (0-0), en el cotejo que jugaron la noche del martes en el estadio Félix Capriles, de Cochabamba por la Copa Libertadores de América por el Grupo “G”. El encuentro se disputó ante más de 20 mil personas quienes dejaron de lado el feriado de carnavales para ver a su plantel favorito.

El encuentro internacional se disputó ante la expectativa de ambas parcialidades, desde muy temprano las hinchadas comenzaron a llegar el campo deportivo, los seguidores del elenco visitante también tomaron su lugar y la fiesta deportiva comenzaba con antelación, pues se los cánticos ya se escuchaban, no menos cierto es que los visitantes se hicieron “sentir” en cada llegada de su elenco.

El empate sin goles dejó con el sabor amargo a los hinchas del rojo, por minutos el desgaste fue de los rojos, que fueron neutralizados por la propuesta de juego del técnico de la visita Gustavo Alfaro que propuso a los hombres necesarios para no dejar caer su arco, objetivo que al final se cumplió y el punto que logró pode ser más que importante en el camino que siguen.

La próxima semana el equipo aviador debe visitar a Atlético Paranaense (en Brasil), ese partido también es calificado como de cuidado, los jugadores saben que perder puntos en casa es más que difícil por “recuperar” en tierras ajenas lo que dejó con sabor a poco a los hinchas quienes también se encuentran molestos por la propuesta futbolística del entrenador Miguel Ángel Portugal.

Los rivales llegaron a cuidar su arco, la producción futbolística no fue de las mejores, se animó a atacar muy tarde, pero también es verdad que el elenco mostró que tiene mucho que ofrecer tanto en las individualidades que tiene demostró que puede llegar al arco de rival. En el segundo tiempo se abrió más y llegó con más peligro, afinó su puntería y estuvo a minutos para desigualar el marcador.

El golero Arnaldo Giménez, de Wilstermann tapó dos claras opciones de gol, su esfuerzo les permitió mantener el arco en cero, no menos cierto es que se salvó de atajar un penal evidente que no cobró el árbitro Julio Bascuñan (Chile) en el minuto 20, quien pese a que siguió de cerca las jugadas no estuvo certero en el primer tiempo.

Cristian Chávez del plantel aviador fue quien se llevó los aplausos, sus acciones permitieron que los rojos cochabambinos no sean hundidos en la lluvia de críticas. Para el segundo tiempo el equipo argentino retornó con otra actitud, intentaron fabricar jugadas de gol pero la pelota no entró al arco sector en el que Giménez siempre estaba atento.

La unidad que consiguió el equipo visitante puede ser importante, pero no dejó de convencer aunque el negocio está dado ante un plantel que también no tuvo muchos argumentos como para sacar ventaja en su casa y perdió puntos que son valiosos a la hora de las estadísticas./APG