Cremación, un nuevo método que ofrece el Cementerio General a la población tarijeña

Un crematorio un conjunto de instalaciones destinadas a la incineración o cremación, en muchos casos las propias empresas funerarias son dueñas de crematorios, sin embargo, en la actualidad, la ciudad de Tarija ya cuenta con su propio crematorio al servicio de la población.

“Hace medio año que está funcionando y que hay un responsable, hasta el momento ya se hicieron las pruebas respectivas de cuerpos frescos, de cuerpos con 5 años, de 10 años no hubo ningún inconveniente como se decía que iba a generar contaminación, no hay malos olores, no hay humos, no hay nada, la sociedad está buscando nuestros servicios, tenemos un responsable a cargo del Cementerio y los mismos panteoneros son los que se encargan de llevar el cuerpo hasta el Crematorio“, ha señalado el encargado del Cementerio General de Tarija, Ariel Zamora,

El funcionamiento de un crematorio es relativamente sencillo, debido a que es muy similar al de un tanatorio, de hecho, muchas veces ambos términos se confunde, básicamente, un crematorio es un lugar donde poder velar al difunto para posteriormente proceder a la cremación y a la entrega de cenizas, en este proceso, los responsables del crematorio se encargarán de facilitar a las familias los trámites y la información necesaria para realizar todo el papeleo necesario.

En este sentido cabe destacar que la tecnología ha evolucionado en el sector industrial, las comunicaciones y también en el funerario, debido a que, en la actualidad, los hornos crematorios tienen cámaras que eliminan los residuos pesados del cuerpo, haciendo que con las altas temperaturas,  el cadáver se consuma y los gases se conviertan en gases de antipolución.

Por tal razón, Zamora, ha señalado que el crematorio de la ciudad de Tarija cuenta con una tecnología de punta y  las mejores condiciones para ofrecerle a la población, ya que los costos son bastante económicos, ya que la cremación de cuerpos frescos cuesta 1.250 bolivianos, mientras que los restos de hasta 5 años de antigüedad tienen un costo de 600 bolivianos, entre tanto los cuerpos de más de 5 años de antigüedad tiene un valor para su cremación de 300 bolivianos y finalmente el entierro de cenizas es de 100 bolivianos.

Hasta el momento, se realizaron más de 40 cremaciones de cuerpos frescos, es decir  los familiares realizan el velatorio ya sea en su casa o en los salones de las funerarias, para próximamente trasladarlos al crematorio, obviamente en ese caso se devuelve el cajón”, ha concluido./LaVozdeTarija